Albondigas y crisis

Había una vez una persona que vivía al lado de una carretera donde vendía unas ricas albóndigas con pan. Estaba muy ocupado y por lo tanto no oía radio, no leía los periódicos ni veía la televisión. Alquiló un trozo de terreno, colocó una gran valla y anunció su mercancía gritando a todo pulmón:

“Compren deliciosas albóndigas calientes”

Y la gente se las compraba. Aumentó la adquisición de pan y carne. Compró un terreno más grande para poder ocuparse de su negocio, y trabajó tanto que dispuso que su hijo dejara la Universidad donde estudiaba Ciencias Comerciales a fin de que le ayudara.
Sin embargo, ocurrió algo muy importante; su hijo le dijo:

“Viejo, ¿tú no escuchas la radio, ni lees los periódicos…?. Estamos sufriendo una grave crisis!. La situación es realmente mala; peor no podría estar!!”

El padre pensó:

“Mi hijo estudia en la Universidad, lee los diarios, ve televisión y escucha la radio. Debe saber mejor que yo lo que está pasando…”

Compró entonces menos pan y menos carne. Sacó la valla anunciadora, dejo el alquiler del terreno con el fin de eliminar los gastos y ya no anunció sus ricas albóndigas con pan. Y las ventas fueron disminuyendo cada día más.

“Tenías razón hijo mío”, le dijo al muchacho. “Verdaderamente estamos sufriendo una gran crisis”

MORALEJA

No sigamos hablando de crisis.
Hablemos sólo de hacer buenos negocios, buenos trabajos y buenas tareas.
Si nos programamos para fracasar, fracasaremos.
Si nos mentalizamos para ganar, ganaremos.
Es una simple elección personal.

4 Comments

Filed under Storys

4 responses to “Albondigas y crisis

  1. Eso es muy cierto, en estos tiempos veo a tanta gente hablando de crisis, preocupándose tanto, sin darse cuenta que ese espíritu afecta tanto sus negocios, como su vida personal, están en continuo estress y con preocupaciones enormes, y lo único que yo realmente me pregunto cuando veo esto es, ¿La gente ya no tiene memoria? Yo aún recuerdo la crisis del 94, una crisis en la que el dolar paso de 3 pesos a 15 pesos, una cantidad enorme de gente perdió su trabajo, de hecho creo que fue una época en la que empezaron a surgir muchos puestos de comercio informal, puestos de comida, etc. y muchos de esos puestos siguen y no porque la gente no sepa hacer otras cosas, sino porque la gente encontró no solo estabilidad en ese tipo de comercio, sino también encontró empresas que podían crecer. Realmente es deprimente para mí, ver que mucha de la gente que sobrevivió a una crisis en la que el dolar alcanzo costos superiores a un 400% de su precio normal en ese momento, se quejen por el cambio de valor de un par de pesos, si, yo sé que si uno necesita tener mañana 5 pesos y los tiene, pero despierta y lo que tiene ahora son 3, puede realmente afectarle, pero porque no ver que aún tenemos 3 pesos y que sirven para comprar parte de lo que compraríamos con 5, y de hecho aún con esa “escasez” podemos hacer pequeñas inversiones y darnos cuenta que se puede salir adelante, porque no estamos sin trabajo como en el 94 y menos aún, con una moneda realmente devaluada, no un par de pesos de diferencia. Si la gente sobrevivió a esa crisis, esto no es una crisis ;)

  2. Realmente me gusto, eso me recordo la historia de matemos nuestras vacas Saludos :D

  3. Pingback: Albóndigas y crisis « new blog

  4. Totalmente de acuerdo, en mi mundo no hay crisis

    :D

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s