Cronica de una salida

El viernes quedamos en que el sábado iríamos a la alberca porque un amigo ahorita está hospedandose en la Marina de EL CID. Misha (mi mejor amiga), tenía que presentar un exámen y después se iba a ir a mi casa. Supuestamente del exámen salía a las 2 o 3 pm, por lo que decidí dormir hasta la 1pm. Justo cuando me estaba bañando llegó ella a mi casa. Terminé de arreglarme y tomamos un autobus a un restaurante de comida japonesa cerca de la playa. Antes de salir se nos ocurrió llevarnos una botella de whisky (Buchanan’s 12) que le quedaban 3/4.
Cuando llegamos a comer sushi, decidimos empezar con unas cervezas. Justo cuando terminamos de comer nos llamo Martín (el amigo que estaba hospedado en la Marina) diciendonos que no estaba en el hotel en ese momento y que iba a llegar hasta las 5pm. Eran las 2pm apenas, así que se nos ocurrió ir a comprar Sprite y 2 vasos e irnos a la playa a tomarnos la botella y ver hasta donde llegabamos caminando antes de que Martín llegara al hotel.
Empezamos a caminar desde Valentinos hasta La Marina El CID tomandonos la botella de whisky.
Mapa
Lo rojo es todo lo que estuvimos caminando :P

Caminando las dos por la playa, nos pasó de todo casi. Llevabamos un short y una playera, la cual nos terminamos quitando cuando llegamos a la playa porque no queríamos que se nos quedara marcado medio raro el bikini con la blusa.
Abrimos la botella y el primer trago fue un shot de whisky solo, sabía muy rico. Después nos servivos ya un trago con Sprite y empezamos a caminar por la playa con las bolsas y los tragos. La platica estuvo genial, hablamos de hombres, del viaje por América Latina que queremos hacer, de la apuesta que habíamos hecho para la final de la Eurocopa, de que nos gustaría estar con ciertas personas y muchas cosas así.
En un momento se nos ocurrió tomarnos una foto para recordar como nos veíamos con los tragos, la botella de whisky y el Sprite.
playa

Algunos hoteles tienes paredes muy altas como rompe-olas para que el mar no llegue hasta el hotel e incomode a sus huespedes. Ahorita el mar acá en Mazatlán está un poco picado (mucha marea y contracorriente) además de que hay muchos quemadores (o aguamalas). El punto, es que ahorita para pasar al lado de esas bardas, significan mojada segura. No nos importó en el momento, porque pensamos que cuando mucho nos mojabamos la orilla de los shorts. Pasamos la mitad de la barda y efectivamente nos mojamos hasta la orilla del short, ovio que nuestras bolsas y los tragos estaban fuera del alcance del agua (más los tragos que las bolsas, de hecho si no fuera porque traíamos celulares y cámaras hubieramos dejado que se mojaran). Creimos que ibamos a sobrevivir así, pero una maldita ola nos mojó todas hasta la cara, cual fuera nuestra sorpresa de terminar empapadas pero eso sí, el trago como si nada.
Cuando llegamos a la Marina, fuimos directito a la alberca (para entonces ya nos habíamos acabado la botella de whisky), el agua estaba riquisima. Como a los 10 minutos llegó Martín junto con Juan Ramón y nos pusimos a pendejear masivamente en la alberca. A mi se me antojó una cerveza y Martín le habló a un mesero que es amigo de él, le pedimos mi cerveza y cuando la trajo no nos la cobro. Seguimos tonteando en la alberca hasta las 7pm. Cómo el mesero ya se iba, nos invito a todos una ronda de shots de tequila, siendo gratis, nosotros gustosos aceptamos.
La primer regla de cuando tomas algo con alcohol es no mezclarlos. Yo se bien que mezclar tequila con cerveza no me deja nada bueno pero no me importó. Misha y yo nos despedimos de los muchachos y nos fuimos a comer algo, encontramos unas hamburguesas muy buenas. En lo que nos las traían decidimos que ella se iba a quedar a dormir en mi casa, entonces empezamos a llamar a nuestras respectivas madres para avisarles. Tomamos un autobus que nos dejó a 15 minutos de mi casa sobre el malecón. En el camino yo me venía durmiendo horriblemente, mis desveladas combinadas con alcohol y cansancio me llevaron a ese estado. Como no nos quedaba más, caminamos hasta mi casa, con el cansancio de tanto caminar. No tengo ni la más mínima idea de como fue que llegamos, pero lo hicimos. Me metí a bañar primero y mientras ella estaba conectada al MSN, un amigo que vive en la calle atrás de mi casa le dijo que le iba a prestar una pelicula, así que fue en lo que yo me cambiaba.
Mi hermana habló que si iba alguien por ella, mi madre acababa de tomarse una pastilla para dormir por lo que no podía manejar. Entonces me pidió que fuera por ella, acepté apesar de que si me llegaba a parar un transito y me hacían prueba de alcoholimetro iba a salir totalmente positivo. Primero fui por mi Misha y resultó que allá estaba también Caty (Si Elder, esa Caty), así que los 3 me acompañaron a recoger a mi hermana. Iba manejando decentemente y con mucho cuidado de que no me viera ni un sólo transito.
Ya cuando llegamos a mi casa me percaté de que me dolían mucho los dedos de la mano, la rodilla derecha y una parte de mi pie derecho. Al fijarme que tenía, descubrí que estaba toda raspada y que en el dedo gordo del pie falta un buen trozo de piel. Me puse unos curitas (bandaids) y crema en el cuerpo para que no me ardiera tanto la asoleada. Apenas así me pude dormir.
Y eso es todo lo del relato :)

2 Comments

Filed under Just 4 fun, Personal, Uncategorized

2 responses to “Cronica de una salida

  1. No lo había visto, me gusto el relato, aunque me da la impresión de que fuiste caminando medio alcoholizada por la playa xD

  2. daziaa

    ¿Medio?
    Si nomas fue una botella entre las dos U_U
    Si hubiera sido una botella para cada una entonces si xD

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s