En el ático…

Hacia ya un año desde que Mark y Sasha Goldwing se habían mudado a su nueva casa. Y simplemente no lo podían creer -nada inusual sucede a su alrededor-, ya que ellos siempre podían ver las cosas que normalmente la gente no puede ver, en otras palabras ellos eran psíquicos, podían percibir lo paranormal.

Durante una tarde tranquila, se escucho un ruido ensordecedor que parecía provenir del ático de la casa. El ático en esa casa era lo que menos se usaba y por alguna extraña razón los antiguos dueños de la casa habían dejado el ático lleno de juguetes y otras cosas. Muchas personas que les hubiese gustado vivir ahí, no lo habían hecho porque según estas personas, el ático estaba embrujado.

Los dos mellizos fueron hasta el ático lo más rápido que pudieron, de repente empezaron a oír un llanto, como el de un niño. Al llegar a la puerta Mark intento abrirla pero en ese momento, por alguna extraña razón, la perilla se encontraba muy pero muy caliente; cuando Sasha lo intento, la perilla se había enfriado lo suficiente como para poder abrir la puerta.

Entraron a la habitación con mucho temor y al fondo vieron a un niño llorando y jugando con unos soldaditos de juguete. Mark y Sasha se estremecieron al ver al niño, puesto que este estaba cubierto por una especie de niebla de un color como grisáceo pero muy brillante.

Cuando el niño se volteo y vio a los dos intrusos que acababan de entrar a su habitación, esta se puso muy fría y Sasha se percato de que se había puesto tan fría como la mirada de ese niño. Mark no se dio cuenta de lo que vio su gemela porque el pensó que iba a morir por lo difícil que era respirar por lo frió.

Entonces el niño tomo un cuadernillo y una pluma y escribió: MIKKE, de repente dejo de hacer frió y el niño siguió jugando con sus soldaditos. Mark comprendió que Mikke era el nombre de ese niño y decidió preguntarle que hacia en ese lugar tan solo, pero Mikke parecía no escucharlo y Sasha se percato de esto, así que tomo el cuadernillo y la pluma y escribió: MARK, SASHA.

Pero como no paso nada, Mark y Sasha pensaron que Mikke no podía oírlos y que tampoco podía ver. Pero inesperada y lentamente Mikke tomo el cuadernillo y la pluma y escribió: JUEGUEN CONMIGO.
Al ver esto los mellizos se asustaron, pero aun más cuando el tren eléctrico y el muñeco de cuerda se empezaron a mover, y en un abrir y cerrar de ojos Mikke ya había desaparecido repentinamente.
Sin pensarlo dos veces Mark y Sasha decidieron que ya era suficiente por ese día y que mejor regresaban otro día.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

A la mañana siguiente Mark le pregunto a Sasha que si podía explicar que era lo que habían visto en el ático, a lo que ella respondió preguntándole que si había sido un Poltergeist, con esta respuesta Mark le dijo si en un tono un poco decepcionado porque no pudo sorprender a su hermana.

Esa mañana era perfecta para navegar, los dos fueron a preguntarle a su padre, Richard Goldwing, si ya estaba listo el Neptuno II, puesto que desde antes de que se mudaran a esa casa, había estado ese pequeño bote en mal estado; el Sr. Goldwing dijo que si pero para que o pudiesen navegarlo a través de la pequeña costa tendrían que pedirle permiso a su madre, Anna Goldwing.

Segundos después de que el Sr. Goldwing dijera esto los dos niños salieron corriendo hasta donde se encontraba su madre, ella no accedió al principio a esta propuesta, pero tan solo de ver la cara de desilusión que ponían sus hijos al oír esto, acepto.

De repente una pelota de Críquet paso volando a una velocidad increíble quebrando el vidrio de la cocina y algunos floreros, Mark y Sasha se dieron cuenta de que provenía del cobertizo. Mark tomo la pelota, pero la soltó de inmediato con un fuerte grito de dolor, Sasha le pregunto que porque había soltado la pelota y porque había gritado de esa manera, a lo que Mark le contesto que la pelota estaba nuevamente caliente, esto lo dijo al mismo tiempo que le enseñaba la mano con la que había agarrado a pelota.

Sasha inspecciono u poco la pelota, cuando empezó a enfriarse ella vio que había algo escrito en la pelota y decía: NO SE SUBAN A MI BOTE, SI LO HACEN LO VAN A LAMENTAR. Sasha le mostró el escrito en la pelota a su hermano y rápido decidieron de que era ya era hora de ir a ver a Mikke.

Al legar al cobertizo, encontraron a Mikke riendo, ellos no se habían dado cuenta de que Mikke había arrojado un frasco de tinta azul a un cartero y una botella de cerveza de jengibre a uno de los trabajadores de por ahí, cuando se dieron cuenta le preguntaron a Mikke que porqué hacia todo esto y el contestó que porque nadie le decía donde estaban sus padres.

Mark y Sasha se miraron y le preguntaron que quienes eran sus padres, a lo que Mikke contestó que su apellido era Freezly y de repente Mark le dijo que ellos ya no vivían en esa casa desde mucho tiempo atrás. Mikke empezó a lanzarles juguetes, estaba muy enojado porque pensaba que ellos sabían en donde se encontraban sus padres y además, les volvió a advertir que si subían a su bote les iba a ir muy mal.

Mark y Sasha no tomaron en cuenta esta advertencia y se fueron a navegar. Una hora después de que embarcaron empezaron a perder el control del bote a pesar de que no había corrientes de aire ni corrientes marinas.

Una risa amarga y enojada se empezó a escuchar y en el agua se empezó a ver una silueta, cuando los mellizos se asomaron para ver mejor se dieron cuenta que era Mikke el que estaba manejando de esa manera el pequeño bote.

Media hora después pudieron tomar de nuevo el control del NEPTUNO II y se pusieron de regreso lo más rápido que pudieron. Mark y Sasha estaban tan agotados por las jugarretas de Mikke que decidieron que lo mejor sería empezar a buscar a sus padres. Por un tiempo pensaron en la posibilidad de que estuvieran muertos y que lo mejor sería investigar si Mikke habría tenido un hermano o hermana.

Durante dos semanas estuvieron buscando, pero todo fue en vano. Hasta que una tarde se enteraron de que los Freezly habían tenido una hija aparte de Mikke llamada Susie, quien había trabajado por un tiempo no muy lejos de donde vivían.

Los dos niños decidieron ir a ver si sabían donde podían encontrarla, pero solo supieron que sus padres habían muerto y que después de esto Susie y su esposo se habían mudado a Australia. Empezaron a perder las esperanzas de encontrarla pero alguien que la había conocido les dijo que todos los domingos en las noches ella iba al cementerio a dejar flores a la tumba de su difunto hermano.

Al oír esto sintieron pena por la muerte de los señores Freezly, a pesar de esto se alegraron porque sabían ahora que si iban al cementerio el domingo podrían encontrar a Susie. Así que ahora iban a ver si podían ir al cementerio a buscar a Susie.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

El martes Mark y Sasha pensaron que debían contarle esto a Mikke pero después pensaron que lo podría tomar muy mal puesto que el quería ver a sus padre y jamás había mencionado si también quería ver a su hermana. Ya que terminaron de reflexionar sobre esto creyeron que en realidad no deseaban enfurecer más a Mikke, así que no le contaron nada sobre el paradero de su familia.

A pesar de que no le dijeron nada a Mikke, parecía como si el les hubiese escuchado porque se mostró muy enojado al lanzar cosas a las persona que pasaban por ahí y además todas las noches que siguieron Mikke la pasó llorando y gritando, cosa que para los mellizos fue muy malo puesto que solo ellos podían escucharlo.

Cuando por fin llegó el domingo por la noche decidieron ir al cementerio para ver si podían encontrar a Susie. Y ya ahí vieron que llegó una mujer de no más de treinta y cinco años. Sasha se fijó muy bien en la tumba a la que fue y vio que decía: AQUÍ YACE MIKKE FREEZLY, entonces fue hasta ella y le pregunto que si era Susie Freezly, a lo que la muchacha muy extrañada asintió.

De repente Mark y Sasha empezaron a bombardearla sobre lo que Mikke era ahora; un Poltergeist, y que además pensaba que lo habían abandonado. Susie simplemente no les podía creer, pero aún así les dijo que después iría a su casa para ver si lo que decían era verdad.

A la mañana siguiente Susie llegó a la casa de los Goldwing para que los mellizos le mostraran el lugar en donde se encontraba el fantasma de su hermano. Sasha le advirtió que ellos no sabían como iba a reaccionar Mikke al ver a su hermana.

Cuando llegaron al cobertizo, todo se puso muy frió pero cuando Susie vio la pequeña silueta del Poltergeist se echo a llorar porque simplemente no podía creer lo que estaba viendo. Mikke al ver a su hermana se puso a llorara también, Susie le pidió disculpas y le contó todo lo sucedido después de su muerte, Mikke la perdonó y el y Susie se abrazaron.

Cuando se dieron cuenta Mikke ya había desaparecido pero Susie estaba muy contenta a lo que lo mellizos le preguntaron porqué y ella contestó que el ahora estaba en su corazón y ya podía descansar en paz.

Mark y Sasha se alegraron mucho al oír esto y también le pidieron que si se podía llevar con ella los juguetes a lo que ella respondió que sí, porque de esta manera podría recordarlo más.

3 Comments

Filed under Storys

3 responses to “En el ático…

  1. que emocionante historia!, me encanto ^^ .
    Aunque el final fue rápido y sin explicación, me hubiese gustado una pequeña historia de Mikke y del porque su espíritu aun estaba en la casa.

    Pero el resto estuvo muy bueno, este tipo de historia me fascinan ^^ .

  2. daziaa

    Prometo terminar de escribir la historia… U_U
    Este es nada más un borrador xD

  3. Muy buena la historia. De acuerdo con OtakuRzo, una explicación sobre el porque de Mikke, como murió o porque estaba ahi hubiera sido apropiado.
    O por ejemplo de que perdona a su hermana o que le cuenta su hermana a Mikke, ahi me quedé con la curiosidad :P

    Pero en lineas generales, bien contado la historia, entretenida

    Saludos
    The Ghost

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s